Monthly Archives: octubre 2011

Leonard Cohen, un creador agradecido

Sabían lo que hacían los jurados del Príncipe de Asturias. Era por lo menos insólito otorgar el Premio de las Letras a Leonard Cohen. Tiene obra, cierto: dos novelas rompedoras, una docena de poemarios. Pero lo escrito queda eclipsado por su producción musical. Al mencionarse su nombre, pocos piensan en Hermosos perdedores o Flores para Hitler: le amamos como el cantor agónico, sacudido por el vértigo de la carne, el vendaval de los tiempos, la ansiedad espiritual.

…Continua leyendo…

Del rollo a la pantalla o cómo perder las ventajas del códice

(Publicado por Lev Grosman en New York Times). Un interesante artículo sobre la evolución del libro y la implantación del e-book como sustituto del tan bien elaborado invento del libro.

El libro atraviesa un momento trascendental e insólito: desprendiéndose de su cuerpo de papel transmigra, delante mismo de nuestros ojos, hacia una forma digital incorpórea, haciéndonos testigos de lo que podría ser el equivalente bibliográfico del arrebatamiento cristiano. Y no exageramos; si acaso, estaríamos rebajando el carácter extraordinario del asunto.


La última vez que tuvo lugar un cambio de esta magnitud fue en torno a 1450, cuando Johannes Gutenberg inventó los tipos móviles. Pero remontándonos más atrás en el tiempo encontramos un precedente todavía más útil para comprender lo que está ocurriendo. Nos referimos al momento en que, en el primer siglo después de Cristo, los lectores occidentales desecharon el rollo en favor del códice, es decir, del libro encuadernado tal como hoy lo conocemos.

En la antigüedad clásica, el rollo era el formato de libro preferido y lo más avanzado en tecnología de información. Consistía básicamente en una larga y enrollada pieza de papel o de pergamino. Para su lectura, se desenrollaba poco a poco exponiendo de una vez un fragmento de texto. Una vez leído, se volvía a enrollar de la forma adecuada, de una manera …Continua leyendo…